Las 6 claves para elegir un casco para tu bicicleta

El casco es el principal elemento de seguridad en el ciclismo, pues protege al cerebro, un órgano tan primordial como vulnerable. No está hecho para golpearse a gran velocidad ni para otras actividades que hacemos, así que añadir una capa adicional es imperativo.

Aunque hay algunas diferencias entre los cascos de bicicletas de montaña y los carretera, se pueden encontrar bastantes características afines. Si estás buscando uno, aquí te damos las 6 claves para elegir tu casco.

1. Protección

Evidentemente es el primer objetivo del casco. La mayoría de modelos actuales están hechos de poliestireno expandido, un material que absorbe los golpes. Es normal que los cascos se agrieten en las caídas: su función es sufrir el impacto y que no lo sufras tú. 

En general los cascos de las bicicletas de montaña cuentan con una mayor protección en la parte trasera del cráneo.

2. Retención

Los cascos de ciclismo llevan incorporados sistemas de retención para garantizar que permanecen en su lugar en caso de impacto o caída. Estas protecciones son ajustables tanto en la parte trasera del cráneo como en la zona de la barbilla.

Comprueba que el ajuste posterior te resulte cómodo y que esté bien fijado a la base del cráneo para que no se desprenda en caso de ser golpeado por detrás.

3. Talla y comodidad 

El casco debe resultar cómodo para tu cabeza, y no estar demasiado apretado. Ten en cuenta que hay marcas que fabrican modelos más redondos o otras más ovalados, así que tienes que encontrar el que mejor te siente.

Puedes empezar pasándote una cinta métrica alrededor de tu cabeza, por encima de las orejas. Esa medición te dará una idea sobre qué talla probar primero. Después, te recomendamos probar muchos modelos y marcas distintos para encontrar el tuyo.

Casco para ciclismo en carretera Giro Sinthe. Giro.com

Casco para ciclismo en carretera Giro Sinthe. Giro.com

4. Ventilación

Cuando azota el calor es esencial mantener la cabeza fría, y ahí es donde entra en juego la ventilación. La cabeza ayuda al cuerpo a regular la temperatura. Los cascos ofrecen dos tipos de ventilación:

Externa: el aire fluye a la cabeza a través de las rendijas exteriores.

Interna: algunos cascos cuentan con canales tallados en la cubierta interna pensados para dirigir el aire hacia las zonas más calientes del cerebro y evitar el sobrecalentamiento, sobre todo en los días de mucho calor. Son muy recomendables.

Una de las diferencias entre los cascos de ciclismo de carretera y de montaña es que algunos cascos de montaña tienen las rejillas exteriores más grandes. La velocidad media es inferior en la montaña, y si se usaran en la carretera la entrada de aire provocaría mucho ruido.

5. Viseras

Normalmente solo llevan visera los cascos de ciclismo de montaña, porque las condiciones suelen ser mucho más adversas. Sirven para proteger los ojos del sol y para evitar que las gotas vayan a parar a tus ojos o a tus gafas. Las viseras de algunos cascos son ajustables.

6. Sustitución del casco por accidente

Algunas marcas ofrecen la posibilidad de cambiar el casco durante el primero o los dos primeros años en caso de accidente. Puede ser una opción interesante, pero quizá suba el precio. Lee con detenimiento la letra pequeña para evitar males posteriores.

Publicado en Equipamiento Etiquetado con: , , , ,