Las 5 claves sobre las luces para ciclismo de montaña

Existen dos tipos básicos de luces para las bicicletas: para ciclismo de carretera y para ciclismo de montaña. Ya hemos profundizado sobre las luces para la carretera, así que ahora vamos a explicar detalladamente las 5 claves sobre las luces para ciclismo de montaña.

1. Compatibilidad con tu bicicleta

Lo primero que tienes que comprobar es que la luz que vayas a comprar pueda ajustarse a tu bicicleta y montarse manera segura, ya sea en el manillar o en el casco.

Asegúrate de poder colocar la luz donde quieres y de que no se tambalea, porque sino no te servirá de ayuda. Comprueba también que el soporte esté firme, porque si la luz se suelta en un sitio peligroso la caída puede ser de órdago.

2. Potencia

Lógicamente es un indicador clave a la hora de elegir la luz para tu bicicleta de montaña. En principio cuanta más potencia mejor, pero no es tan sencillo. Muchas veces más potencia significa menos duración de la batería, así que es una ecuación difícil.

En general, si eres un ciclista que sube a ritmo y bajas muy rápido, necesitas dosificar la luz en la ascensión y aplicar la máxima potencia en el descenso. Si, por el contrario, tu ritmo es más constante, vas a precisar unas luces con baterías más duraderas.

También te resultará útil contar con luces de mucha potencia si sueles montar en bici en condiciones de niebla o humedad. Con mala visibilidad la diferencia entre las luces más y menos potentes es ostensible.

Luz Hope R4 para ciclismo de montaña, una de las mejor consideradas del mercado. Hopetech.com

Luz Hope R4 para ciclismo de montaña, una de las mejor consideradas del mercado. Hopetech.com

3. Duración de la batería

Como acabamos de ver, está muy relacionada con la potencia. Necesitas que la batería dure suficiente tiempo para tus entrenamientos más largos, y es recomendable un poco más para situaciones de emergencia.

Asegúrate de la luz tenga un indicador para poder dosificarla encima de la bicicleta. Es esencial, sobre todo en los descensos, poder correr con la tranquilidad de que no te vas a quedar a oscuras por la batería.

Además, debes tener en cuenta que en general las luces con más batería duran más, dado que la batería va disminuyendo con los años. Si sueles salir con la bici ahora en invierno, quizá te convengan baterías grandes porque las temperaturas bajo cero les afectan mucho.

4. Alcance

A la hora de elegir tus luces para ciclismo de montaña también debes pensar qué alcance quieres que tengan, es decir, a dónde quieres que alumbren. Hay luces con más y menos alcance en cuanto a profundidad y en cuanto a anchura.

En general las luces más estrechas son útiles para caminos más o menos rectos donde se busca velocidad (o para colocarlas en el casco), y las más anchas están recomendadas para trayectos más lentos y técnicos.

5. Fiabilidad

La fiabilidad de las luces para ciclismo de montaña es tremendamente importante porque quedarse a oscuras en recorridos técnicos puede dar lugar a caídas muy aparatosas. Pero podéis estar tranquilos: la mayoría de luces que hay ahora en el mercado son muy fiables.

Eso sí, siempre es preferible comprar las luces en comercios consolidados que en páginas extranjeras de Internet, sobre todo por si después no funcionan bien o tienen algún problema.

Publicado en Equipamiento Etiquetado con: , , , , ,