8 consejos para andar en bicicleta sobre hielo y nieve

Ahora en invierno es habitual que en ciertas áreas azote el frío. La nieve y el hielo suelen dejar las carreteras en condiciones muy difíciles para practicar el ciclismo, pero hay prácticas que pueden minimizar su efecto.

En cualquier caso, antes de nada recuerda que salir con la bici no es obligatorio, que no te van a dar ninguna medalla, y que si piensas que las condiciones son demasiado complicadas puedes dejar la bicicleta para otro día.

Sin embargo, si consideras que la carretera está practicable y que podrás pasar un buen rato con la bici, adelante. En ese caso te interesará nuestra lista de 8 consejos para andar en bicicleta sobre hielo y nieve.

1. Abrígate

Piensa que habrá más frío de lo que estás acostumbrado, y que seguramente tengas que rodar más despacio, por lo que no absorberás tanto calor como normalmente. Por lo tanto, es necesario que te pongas más ropa. Ahora te detallamos qué llevar en cada zona:

– De cintura para arriba: Es recomendable que te pongas una capa8-consejos-para-andar-en-bicicleta-sobre-hielo-y-nieve2 más de lo que normalmente usas en invierno.

Los pies: te aconsejamos calcetines térmicos, botas de invierno y chanclos, unas suelas gruesas que se ponen debajo del calzado sujetas con tiras de cuero para protegerse de la humedad y el lodo.

Las manos: son muy sensibles, porque si se te congelan no conseguirás manejar la bicicleta. Lleva unos buenos guantes, y si no son suficientes, incluso puedes optar por guantes con revestimientos o guantes térmicos.

– La bicicleta: también requiere protección del frío en las zonas de contacto con el cuerpo. Puedes poner cubiertas sobre las palancas de freno y agarres de la bici (si es de barras planas) ya que aumentan la sensación térmica de las manos y reducen el efecto del frío en las palancas de freno de metal.

2. Valora llevar una bicicleta de piñón fijo

Las bicicletas de piñón fijo son bastante recomendables en superficies resbaladizas porque permiten reducir la velocidad sin usar los frenos y manteniendo la tracción y la potencia en la rueda trasera.

Esto es especialmente relevante porque es una manera de frenar sin utilizar el freno delantero, cuyo uso sobre hielo en general está desaconsejado. Podría provocar la pérdida de tracción delantera, y una pérdida de control ahí es muy difícil de recuperar.

3. Baja el sillín

Bajar un poco el sillín de tu bicicleta antes de salir te permitirá, por un lado, ponerte en marcha sentado en el sillín si la calzada resbala mucho, y, por otro y más importante, apoyar los pies en el suelo más fácilmente en caso de necesitarlo.

4. Usa pedales planos

Sobre hielo es aconsejable utilizar pedales planos, de forma que no tengas el pie metido en el pedal. Como acabamos de decir con respecto al sillín, si tienes que apoyar algún pie para corregir un deslizamiento ganas mucho control.

5. Vete por carreteras principales y evita pendientes

Si quieres andar en bicicleta un día con hielo y nieve, antes debes pensar bien la ruta y evitar calzadas peligrosas. Aunque suelas moverte por carreteras más tranquilas, ese día será mejor que vayas por carreteras principales, que siempre van a estar mejor cuidadas.

Otro consejo importante es que, si puede ser, trates de evitar carreteras con mucha pendiente. Cuando están heladas, no solo de enfrentas a la cuesta, sino también a la gravedad.

Puede ocurrir que el único lugar seguro sea la mitad de la calzada. En carreteras rectas tranquilas, donde puedes ver y ser visto, puedes ir por el medio, pero si no es mejor bajarse de la bici y montarse en un sitio seguro. No es ningún deshonor.

8-consejos-para-andar-en-bicicleta-sobre-hielo-y-nieve1

6. Busca una línea seca y no te acerques a la acera

“¿Una vez en marcha, por dónde es mejor ir?”, preguntarás. Pues hay dos consejos básicos:

– Pégate a una línea seca o lo más seca posible y, en la medida de lo posible, síguela.

– Mantente alejado de la acera. En esa zona es donde hay más peligro de hielo y nieve y tiende a acumularse la basura. Además, hay otra razón muy convincente: si te caes no querrás golpear tu cabeza con el bordillo de la acera.

7. Reduce la velocidad y frena con tiempo

Resulta evidente que en una superficie helada hay que reducir la velocidad. Eso no significa necesariamente utilizar marchas muy bajas, sino todo lo contrario. Las marchas muy bajas hacen perder estabilidad, así que mejor no usarlas.

También debes ir más despacio para que las frenadas no resulten muy bruscas. Frena con suficiente antelación antes de cualquier maniobra, con mucha más antelación que normalmente. 

8. ¡No te asustes!

Es el último de nuestros 8 consejos pero probablemente sea el más importante. Si vas a salir con miedo a que te pase algo es mejor que te quedes en casa. No estés nervioso y rígido, mantén tu cuerpo relajado. La tensión excesiva puede causar graves problemas.

Publicado en Invierno Etiquetado con: , , , , , ,