7 factores para elegir tus zapatillas de ciclismo

Casi cualquier calzado sirve para andar en bicicleta, pero si practicas el ciclismo regularmente y buscas resultados existen unas zapatillas específicas que serán mejores para ti.

Para ayudarte a tomar una buena decisión, te proponemos 7 factores para elegir tus zapatillas de ciclismo.

1. Tus motivaciones sobre la bici

¿Por qué andas en bicicleta? ¿Quieres conseguir rendimiento o simplemente pasar un rato agradable de ocio o desplazarte de una forma sana? Estas preguntas son básicas a la hora de plantearte qué zapatillas comprar.

Dependiendo de lo que busques debes elegir dos tipos de zapatillas:

a) Zapatillas para pedales “clip-in”:

Son las únicas zapatillas específicas para ciclismo, las que debes comprar si buscas rendimiento. Son zapatillas diseñadas especialmente para pedales “clip-in”, es decir, se enganchan al pedal formando una sola pieza.

Estos pedales también se conocen en inglés como “clip-less” (sin clips), porque años atrás, para mejorar la eficacia en el pedaleo, solo se usaban pedales con clips, como calapiés y correas.

El pedal “clip-less” se ha traducido al castellano como “automático”, algo que incita a la confusión porque, evidentemente, no pedalean por sí solos. Procedentes del esquí, el uso de estos pedales se ha generalizado entre los ciclistas profesionales. 

Los pedales “clip-in” llevan un pequeño taco de plástico que se engancha a la suela de las zapatillas a través de dos, tres o cuatro tornillos. Este sistema de fijación permite un pedaleo más eficiente porque los pies se mantienen en la posición ideal.

Estar “unido” a la bicicleta puede dar miedo al principio, pero una vez acostumbrado resulta mucho mejor. Desengancharse es muy sencillo: solo hace falta girar el pie.

Los pedales “clip-in” son parte de la evolución natural para hacer que montar en bici sea más eficiente y menos agotador. En este post nos ocuparemos principalmente de este tipo de zapatillas.

b) Zapatillas para pedales planos o de plataforma:

Si practicas el ciclismo por razones más relacionadas con la diversión y el ocio, o si usas tu bici para ir a trabajar todos los días, quizá no necesites los pedales “clip-in” ni unas zapatillas que se enganchen.

También existen zapatillas específicas para ciclismo para pedales planos o de plataforma, como las “Casual Riding” (así se conocen en inglés) o las zapatillas para bicicletas de montaña.

Si te gustan sistemas como los calapiés, que son pequeños marcos que se adhieren a la parte frontal del pedal de plataforma y rodean los dedos de los pies, también hay zapatillas especiales para ellos.

Zapatillas de ciclismo Giro SLX 2. Giro.com

Zapatillas de ciclismo Giro SLX 2. Giro.com

2. Ventajas e inconvenientes de los dos tipos de zapatillas:

Las zapatillas de ciclismo para los pedales “clip-in” están diseñadas con suelas rígidas para hacer más eficiente la transferencia de energía en el pedaleo.

Además de más eficientes, son más cómodas, más ligeras, más adecuadas para largas distancias, a menudo cuentan con sistemas de refrigeración, protegen tus pies y reducen los calambres y la fatiga al contar con un mejor apoyo.

Estas zapatillas están hechas de nylon duro y las plantas llevan fibras de carbono sin caucho en la parte superior. Por su rigidez, su falta de tracción en la suela y su incapacidad para flexionar, no están diseñadas para andar durante mucho tiempo. 

La gran ventaja de las zapatillas para pedales de plataforma es que puedes andar con ellos durante largos trayectos de una manera mucho más cómoda.

3. Compatibilidad:

Ahora nos centramos solamente en las zapatillas para pedales “clip-in”. Aparte de, obviamente, contar con ese tipo de pedales en tu bicicleta, debes fijarte en que sean compatibles para que tus pies se ajusten firmemente a la bici.

La mayoría de sistemas de fijación tienen tres tornillos (como las marcas Shimano, Look o Time) o cuatro tornillos (como el sistema de pedal Speedplay). Normalmente las suelas suelen contar con estas combinaciones, pero debes asegurarte para no arrepentirte después.

4. Comodidad:

Como resulta obvio, la zapatilla tiene que resultarte cómoda. El consejo que te podemos dar es que vayas a una buena tienda de bicicletas y que pruebes varias antes de comprar, a poder ser, con los mismos calcetines que usas en la bici.

Prueba modelos de distintas marcas para encontrar el que mejor se ajusta a tus pies, ya que el tamaño varía entre las marcas.

5. Peso:

Puede haber una gran diferencia de peso entre las zapatillas, de hasta 350 gramos. En general: cuanto más caras, más ligeras. Las suelas de las zapatillas más caras son de fibra de carbono, que es un material más ligero que el nylon.

Evidentemente es mejor tener unas zapatillas ligeras, pero también depende de lo que puedas pagar.

6. Sistema de cierre:

Las marcas emplean distintos sistemas de cierre para las zapatillas de ciclismo: tiras de velcro, hebillas de trinquete y cordones de alambre que se tensan con esferas.

Las zapatillas más baratas suelen llevar velcro, mientras que a medida que sube el precio incorporan sistemas más sofisticados. Últimamente parece que los cordones se han vuelto a poner de moda con el lanzamiento de las zapatillas Imperio de la marca Giro.

7. Parte superior:

La parte superior de las zapatillas puede ser de cuero o sintética. Está diseñada buscando ligereza y muchas zapatillas cuentan con paneles de malla para mantener los pies frescos en verano y evitar la incomodidad del sudor.

Publicado en Equipamiento Etiquetado con: , , , , ,